Toma asiento, ponte el babero, coge el cuchillo y el tenedor
y... ¡disfruta de la tradición!

Reserva una
mesa
  • Categorias

    jornadas matanza virrey palafox burgo osma

    Menú de 22 platos

  • Comentarios

    Sin comentarios

Entrenamiento pre-jornadas de la matanza

Todas las claves para prepararte para disfrutar como nunca de nuestro menú matancero de 22 platos

Desde que sabes que vas a acudir a las Jornadas de la Matanza de El Virrey Palafox tu paladar está salivando pensando en los 22 deliciosos platos que te vas a meter entre pecho y espalda. Con razón puede que una parte de ti, empiece a desmoronarse pensando que ¡no vas a poder con todos! 

¡Tranqui, tranqui!¡Qué si puedes! Y además aún estás a tiempo a practicar un poquito, y es que en esta vida light que llevamos puede que se nos haya encogido un poco el estómago, pero con un poquito de entrenamiento. ¡No vamos a dejar ni las migas!

Ya sé que voy a el Burgo de Osma, ¡qué hago!

Lo sabemos. Ha empezado el año 2018, nos propusimos llevar una vida más saludable y nos hemos apuntado al gim. Si ya estás yendo, sigue así. Si no, ¡ahora es el momento! Y es que aunque el entrenamiento sea para comer más ese día, no debemos olvidarnos que el ejercicio nos ayudará a mantenernos en forma y ¡además da hambre! ¡Qué venir a disfrutar de 22 platazos de matanza no sea la excusa para no cuidarse! 

Hacer ejercicio: estar en forma nos da más hambre y nos ayuda a sentirnos bien, así que conseguimos un dos por uno. 


Disfruta de la carne: con tanta comida sana en nuestro día a día, puede que las carnes hayan pasado a un segundo plano en tu menú. Pero ya tienes excusa para comer más proteínas y como no, más choricito, jamón, lomo… Y es que hay que acostumbrar el cuerpo a lo bueno, aunque como es muy sabio, ¡lo hace rápido!


Entrena para comer constante: Ponte música y no pares, mantener el ritmo es la clave para no dejar nada. En cuanto empiezas a dudar, tu cuerpo igual piensa que ya es suficiente y ¡te deja sin saborear el postre!


Come un poco más que de lo normal: la clave es expandir un poquitín el estomago para que nos entre todo. Si estás muy hinchado, la estrategia según los expertos en preparar concursos de comer, que de esto de darse un antojito de comida rica saben un poco, es ejercer presión sobre el estómago para que la comida descienda. 


La actitud es todo en la vida. Las personas que hacen grandes cosas, es porque piensan que pueden hacerlas. Si vas sobrado de optimismo y crees que 22 platazos no son ná, ¡lo tienes hecho!

A un día de disfrutar de la fiesta

Lo sabemos estás que te mueres de la emoción. Pero, ¡relajate! que ya no queda nada. Puede que estés tan nervioso que no tengas ni hambre y quieras guardarlas todas para disfrutar del menú de las Jornadas de la Matanza de El Palafox Virrey, pero ¡tienes que comer! No querrás que en el último minuto se te encoja el estómago. 

Disfrutar de una comida agradable, pero ¡sin darnos un atracón! Eso mejor lo dejamos para el día siguiente, guiño, guiño. Aún así, eso no implica que el día antes no disfrutemos. Un poquito de música, un bailecito, elegir nuestra ropa favorita... y nos vayamos poniendo a tono para la fiesta. 


¡Bebe mucha agua! Este es otro truquito de los amantes de los concursos de comida, y es que el agua nos ayudará a mantener el estomago lleno y que sus paredes no se contraigan y es que, creerme, vamos a necesitar todo el espacio.


Dormir bien: Necesitamos las pilas cargadas, así que si no puedes dormir por la exaltación, vas a necesitar una tila muy cargada. Pero mejor concentrada que beber mucho antes de dormir, tiene el efecto contrario. ¿Te imaginas pasarte la noche en vela yendo de tu cama al baño? Mejor no. 

¡Estamos en las Jornadas de la Matanza!

Para esta parte no te olvides de echar un vistazo a nuestro artículo de Cómo sobrevivir a 22 platos de matanza y disfrutar en el intento que te resumimos en tres mini consejos:

No te asustes. 22 platos no es nada para ti. Entre la música de los gaiteros de Soria, esos bailes que te das entre plato y plato, el buen vino y la conversación, ya verás como al final te quedarás con ganas de más. 


Disfrutalo. Saborea cada plato, y mima tu paladar con todos los sabores que el cerdo nos brinda. 


Repite. Sí, aunque no lo creas, lo haras. Que si un poquito más de caldo para entrar en calor, que no he acabado de probar bien la morcilla, que voy a por un poco más de cochinillo que está de muerte. Créeme, no te faltarán las excusas para disfrutar un poquito más de todos y cada uno de los platos de nuestro menú. 

Y si a pesar del entrenamiento, tu cuerpo te dice no puedo más y te queda algo por probar, no te preocupes, céntrate en pasarlo bien porque al día siguiente puedes disfrutar de nuestro nuevo vermú matancero: una forma de disfrutar de los productos de las jornadas de la matanza de una forma diferente y con música en directo. ¿Y te lo vas a perder?

Sin comentarios

Agregar un comentario